Henschel Hs 129

De WikiTanks
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Aviones de ataque de Alemania en la Segunda Guerra Mundial
Henschel Hs 123 · Junkers Ju 87 · Messerschmitt Bf 110 · Focke-Wulf Fw 190F/G · Henschel Hs 129 · Junkers Ju 88 P
Henschel Hs 129
Henschel Hs 129B.jpg

Tipo Avión de ataque a tierra
País de origen Flag of Germany (1935–1945).png Alemania
Historial de servicio
En servicio Abril 1942-1945
Operador principal COA Luftwaffe eagle gold (looking left).png Luftwaffe
Guerras Segunda Guerra Mundial
Historial de producción
Fabricantes Henschel
Producido Junio 1940 – Septiembre 1944
Variantes B-1, B-2, B-3
Cantidad 865
Especificaciones generales
Peso 4.020 kg (vacío)
5.250 kg (máx.)
Longitud 9,75 m
Envergadura 14,2 m
Altura 3,25 m
Motor 2× Gnome-Rhône 14M, 2× 700 CV
Velocidad máx. 407 km/h a 3.830 m
Autonomía máx. 690 km
Tripulación 1

Blindaje Láminas de acero y vidrio blindado
Arma primaria 2 cañones automáticos MG 151/20 de 20 mm
2 ametralladoras MG 17 de 7,92 mm o MG 131 de 13 mm
Arma secundaria Cañón automático MK 101 o MK 103 de 30 mm
o BK 3,7 de 37 mm
o BK 7,5 de 75 mm
Posibilidad de portar bombas de 50 kg

Para más detalle ver fichas de especificaciones de cada variante

El Henschel Hs 129 fue un avión de ataque a tierra de la Segunda Guerra Mundial desplegado por la Luftwaffe alemana a partir de abril de 1942. Fue el único avión diseñado durante la Segunda Guerra Mundial con el fin específico y exclusivo de luchar contra los carros de combate, de ahí que se ganara apodos como Panzerknacker ("rompetanques") o Fliegender Büchsenöffner ("abrelatas volador"). Entró en combate en Túnez y en el Frente Oriental pero no tuvo la posibilidad de demostrar todo lo que se esperaba de él, ya que el avión no pudo ser producido en gran número, y fue desplegado cuando la Luftwaffe ya no podía protegerlo de los ataques de otros aviones.

Un requisito clave de la especificación original era que la aeronave fuera propulsada por motores que no tuviesen demanda para otros diseños. Los prototipos con motores alemanes Argus fallaron la prueba de aceptación por baja potencia, al final se encontró una alternativa más potente en los motores franceses Gnome-Rhône 14M de 700 CV. El diseño fue relativamente efectivo cuando se introdujo por primera vez y sirvió en el Frente Oriental en una variedad de funciones de primera línea armado con cañones automáticos de 20 mm, ametralladoras y bombas. A medida que la guerra avanzaba y el apoyo anticarro se convirtió en el objetivo principal, la aeronave fue continuamente mejorada en cuanto a armamento cambiando bombas por un cañón automático complementario de 30 mm, luego de 37 mm y finalmente montó un cañón contracarro BK 7,5. Este cañón automático, uno de los más grandes montado en una aeronave, se montó en una variante conocida como Hs 129 B-3, aunque solo se produjo un pequeño número hacia el final de la guerra.

Origen y desarrollo

El papel del avión de ataque a tierra

Henschel Hs 123 de la Legión Cóndor.

A mediados de la década de 1930, el Ejército Alemán, así como sus homólogos en otros países, comenzaron a valorar el papel de los aviones de ataque a tierra en la interdicción de la logística y el material del enemigo. Una tarea para la que los objetivos a menudo estarían mal protegidos y probablemente tendrían menos defensas fuertes y bien coordinadas. Para objetivos tácticos de alto valor y bien protegidos, el bombardero en picado se estaba convirtiendo en la solución convencional.

La experiencia de la Legión Cóndor alemana durante la Guerra Civil Española (1936-1939) refutó esta idea. A pesar de que esta unidad estaba equipada con modelos no muy adecuados para el papel, como el Henschel Hs 123 y las versiones con cañón del Heinkel He 112, la Legión Cóndor demostró que los aviones de ataque a tierra eran un arma muy eficaz. Esto incrementó los apoyos dentro de la Luftwaffe para la creación de un avión dedicado a esta función, y el Ministerio del Aire del Reich, o Reichsluftministerium (RLM), comenzó a elaborar las especificaciones para la creación de un avión de ataque terrestre especializado.

Requisitos

En abril de 1937 el RLM con base en las experiencias de la Legión Cóndor en España emitió un conjunto de especificaciones para el diseño y desarrollo de un aparato destinado a desempeñar el papel de apoyo aéreo cercano. Las especificaciones solicitaban un avión pequeño propulsado por dos motores, armado con una combinación de cañones de 20 mm y ametralladoras, además de ser capaz de portar una carga de bombas.

Se anticipó que la principal fuente de daño a un avión de este tipo sería el fuego de armas ligeras desde el suelo, lo que significa que el avión tenía que estar bien blindado alrededor de la cabina y de sus motores. También se necesitaba una protección similar en los parabrisas, en forma de vidrio blindado de 75 mm de espesor. Se esperaba que la aeronave atacara realizando pasadas de ametrallamiento frontal a baja cota, por lo que la cabina tenía que ubicarse lo más adelantada posible en el fuselaje, para maximizar la visibilidad de sus objetivos. Como se esperaba que el avión operara en ambientes donde habría completa superioridad aérea, no se especificó la necesidad de contar con armamento de protección en la parte trasera.

Otro requisito clave de la especificación original, no operativo, era que la aeronave fuera propulsada por motores que no tuviesen demanda para otros diseños existentes, de modo que el nuevo diseño no interfiriera con la producción de modelos que se consideraban esenciales para el esfuerzo de guerra. Esta petición obstaculizaría gravemente el desarrollo de la aeronave. El requerimiento le fue entregado a cuatro compañías aeronáuticas: Focke-Wulf Flugzeugbau, Gothaer Waggonfabrik (Gotha), Hamburger Flugzeugbau y Henschel Flugzeug-Werke. Para octubre de 1937 se habían entregado tres propuestas. Focke-Wulf y Hamburger Flugzeugbau presentaron versiones derivadas de sus modelos Fw 189 y Ha 141; por otra parte, Henschel fue el único participante en presentar un modelo diseñado específicamente para esta tarea.

Prototipos

Solo dos de las propuestas presentadas se apreciaron dignas de consideración: el proyecto de Focke-Wulf basado en su avión de reconocimiento Fw 189, el cual conservaba su planta motriz, con una cabina reducida en tamaño fuertemente blindada tripulada por dos hombres, piloto y artillero trasero; y el diseño totalmente nuevo de Henschel. En septiembre de 1938, las dos compañías recibieron contratos para el desarrollo de tres prototipos de cada uno de los diseños propuestos: el Fw 189 S (Schlacht) y el Hs 129.

El Hs 129 fue diseñado alrededor de una gran "bañera" de láminas de acero que formaba toda el área frontal del fuselaje del avión, encerrando completamente al piloto hasta la altura de la cabeza. La cubierta de la cabina del piloto también era de acero, con solo pequeñas ventanas a los lados para ver y dos bloques de vidrio en ángulo a prueba de balas para el parabrisas. Para mejorar la capacidad de la armadura para desviar las balas, los lados del fuselaje se inclinaron hacia adentro, formando una forma triangular, lo que provocaba que apenas quedara espacio para moverse a la altura de los hombros del piloto. Había tan poco espacio en la cabina que el panel de instrumentos acabó situado en el morro debajo del parabrisas donde apenas era visible; algunos de los instrumentos de los motor se trasladaron al exterior sobre las superficies interiores de las góndolas de los motores y la mira para el armamento se montó en el exterior del morro.

Los motores elegidos para propulsar el nuevo diseño de Henschel eran los mismos del Fw 189, los Argus As 410. Estos motores alemanes en configuración de V12 invertida y refrigerados por aire ofrecían 465 CV de potencia máxima. En la primavera de 1939, los prototipos del Hs 129 estaban listos para volar y solo estaban pendientes de la entrega por parte de Argus de los motores y las hélices. Las pruebas demostrarían que no fue una buena idea usar estos motores en aeronaves lastradas con blindaje y potente armamento.

Pruebas y evolución

El prototipo de Henschel resultó que tenía un 12 por ciento de sobrepeso y los motores carecían de un 8 por ciento de la potencia esperada; comprensiblemente, voló mal. El 26 de mayo de 1939, el primer prototipo, el HS 129 V1 con matrícula D-ONUD, realizó su primer vuelo, unas pocas semanas después del Fw 189. El 30 de noviembre de 1939 realizó su primer vuelo el segundo prototipo, el Hs 129 V2. Los controles demostraron ser casi inoperables a medida que aumentaba la velocidad y, en las pruebas el 5 de enero de 1940, el prototipo V2 se precipitó y destruyó contra el suelo al no poder salir de un picado porque las fuerzas sobre la palanca de control eran demasiado altas como para que el piloto pudiera controlar el vuelo.[1] El diseño de Focke-Wulf no resultó ser mejor. Ambos aviones tenían poca potencia con sus motores modelo Argus As 410 y eran muy difíciles de volar.

No obstante, el RLM consideró que debían continuar con el concepto. El único factor decisivo para decantarse entre uno de los dos diseños fue que el Henschel era más pequeño y más barato. En consecuencia, el Focke-Wulf fue puesto en baja prioridad como respaldo y las pruebas continuaron con el Hs 129 y la solicitud de construcción de 23 ejemplares de la serie Hs 129 A-0. El tercer prototipo, el Hs 129 V3, realizó su primer vuelo el 2 de abril de 1940; en paralelo con las pruebas, Henschel inició la construcción de los A-0, que debían ser terminados en noviembre de 1940. La versión A-0 realizó el primer vuelo en agosto de 1940 y en septiembre de 1940, el RLM redujo el número de aviones A-0 a 12. En el otoño de 1940, los primeros A-0 terminados fueron entregados a la unidad especializada 5. Schlacht Staffel (5.º Escuadrón de Ataque) de la Lehrgeschwader 2 (2.º Escuadrón de entrenamiento).

Las mejoras del diseño dieron como resultado la serie Hs 129 A-1, armada con dos cañones automáticos MG 151/20 de 20 mm y dos ametralladoras MG 17 de 7,92 mm, junto con la capacidad de transportar cuatro bombas de 50 kg bajo la línea central del fuselaje.

Nuevos motores

Entonces se encontró un reemplazo más potente para los motores que haría que el diseño Hs 129 fuera relativamente efectivo. Fue el modelo francés Gnome-Rhône 14M, un motor radial que ofrecía 700 CV de potencia para el despegue, en comparación con los 465 CV del Argus, lo cual representaba un incremento del 50% de la potencia. Este tipo de motores fueron capturados en cierto número con la caída de Francia y se continuaron fabricando bajo la ocupación alemana. Además se fabricaron en versiones con rotación opuesta de la hélice, por lo que en el Hs 129 se podían instalar uno girando en el sentido de las agujas del reloj y el otro en sentido contrario, evitando así cualquier tipo de problema con el par motor.

Incluso antes de que se entregaran los A-1, el avión fue rediseñado con motores radiales Gnome-Rhône 14M. A principios de 1941, el RLM emitió una orden para la fabricación de 60 aviones Hs 129 A-1/14M, este último sufijo denotaba el cambio hacia el nuevo motor radial francés, con hélices de tres palas y paso variable. Los aviones A-1 se convirtieron en Hs 129 B-0 para realizar pruebas y, según los informes, los pilotos estaban mucho más contentos con los resultados. Su principal queja era la visión desde la cabina, por lo que se agregó una nueva cabina con mejor visión y un solo parabrisas más grande, lo que resultó en el modelo de producción Hs 129 B-1.

Variantes

Hs 129 B-1 / B-2


Hs 129 B-1 / B-2
Hs129-mk101.jpg

Tipo Avión de ataque a tierra
Historial de servicio
En servicio Abril 1942
Historial de producción
Producido Diciembre 1941 -
Especificaciones
Motor 2× Gnome-Rhône 14M, 2× 700 CV

Arma primaria 2 cañones MG 151/20 de 20 mm
2 ametralladoras MG 17 de 7,92 mm
Arma secundaria Cañón MK 101 o MK 103 de 30 mm en un contenedor central o 4 bombas de 50 kg
2 bombas de 50 kg bajo las alas

La producción de B-1 comenzó en diciembre de 1941, pero las entregas fueron lentas. En preparación para el nuevo avión, en enero de 1942 se formó la unidad I./SchlG 1 equipada con cazabombarderos Bf 109 E/B y recibió todos los B-0 y B-1 que se fueron completando. No fue hasta abril que se entregaron 12 B-1 y el 4º Staffel (escuadrón) estuvo listo para la acción. Se trasladaron al Frente Oriental, concretamente a Crimea a mediados de mayo de 1942 y en junio recibieron una nueva arma, el cañón MK 101 de 30 mm con munición perforante en una góndola central.

Las entregas del nuevo modelo Hs 129 B-2 comenzaron en mayo de 1942, cuando se habían entegado 50 aviones B-1 hasta ese momento. La única diferencia inicial entre los dos eran los cambios en el sistema de combustible, a estos se sumaron una serie de pequeños cambios que se fueron acumulando en la línea de producción hasta que finalmente pudieron distinguirse a simple vista. Las principales diferencias fueron la eliminación del mástil de la antena de radio, la adición de una antena de espira para radiogoniometría (un sistema electrónico capaz de determinar la dirección de procedencia de una señal de radio) y tubos de escape más cortos en los motores.

En el campo de batalla, en general, los aviones B-2 recibieron el los kits de reacondicionamiento de campo Rüstsatz mejorado con el cañón MK 103 de 30 mm en lugar del MK 101 anterior. Estos cañones disparaban la misma munición, pero el 103 lo hacía casi al doble de velocidad.

Potencia de fuego MK 101 / MK 103
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 300 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m
H-Panzergranate APCR 0,355 kg 940 m/s 47 42

Hs 129 B-2/R3


Hs 129 B-2/R3
Hs129-10.jpg

Tipo Avión de ataque a tierra
Historial de producción
Cantidad Paquete de conversión del B-2
Especificaciones
Motor 2× Gnome-Rhône 14M, 2× 700 CV

Arma primaria 2 cañones MG 151/20 de 20 mm
2 ametralladoras MG 17 de 7,92 mm
Arma secundaria Cañón BK 3,7 de 37 mm en un contenedor central

A finales de 1942 llegaban informes sobre la ineficacia del MK 101 contra las versiones más nuevas de los tanques soviéticos T-34. Una solución fue utilizar un cañón más grande, el BK 3,7 (Bordkanone) de 37 mm, recientemente adaptado del antiaéreo 3,7 cm FlaK 18. Estos cañones ya se habían convertido en armas montadas en góndolas debajo del ala para el Junkers Ju 87G y se consideró un arma eficaz, a pesar de que solo podía portar 12 proyectiles por cañón. Cuando se montó en el Hs 129, el área vacía detrás de la cabina podría usarse para el almacenamiento de municiones, lo que aumenta enormemente el suministro en comparación con el Junkers. El paquete B-2/R3 introdujo el cañón automático BK 3,7, pero se convirtieron relativamente pocos aviones a favor del nuevo B-3, que montaría el poderoso BK 7,5.

Potencia de fuego BK 3,7
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º[2]
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m 2.500 m
PzGr. 18 AP-HE-I 0,685 kg 770 m/s 34 28 22 19
H-PzGr. APCR-T 0,405 kg 1.150 m/s 64 53 38 31

Hs 129 B-3


Hs 129 B-3
Hs129-75mm-6.jpg

Tipo Avión de ataque a tierra
Historial de servicio
En servicio Junio 1944
Historial de producción
Producido - Septiembre 1944
Cantidad 25 más algunos B-2 convertidos
Especificaciones
Motor 2× Gnome-Rhône 14M, 2× 700 CV

Arma primaria 2 cañones MG 151/20 de 20 mm
2 ametralladoras MG 131 de 13 mm
Arma secundaria Cañón BK 7,5 de 75 mm en contenedor central

En 1944 se decidió que el cañón anticarro 7,5 cm PaK 40 de Rheinmetall, que ya había sido adaptado para su uso en el Junkers Ju 88P-1 resultando en el BK 7,5 (Bordkanone 7,5), se modificaría aún más para su uso en el Hs 129. Aunque pesaba 1.200 kg, era más ligero que el PaK 40, totalmente automático, presentaba un nuevo sistema de amortiguación de retroceso hidráulico y un nuevo freno de boca más aerodinámico. Se instaló un sistema de cargador automático, con 12 cartuchos en un cargador giratorio, que en el Hs 129 iría en el espacio vacío detrás de la cabina, dentro de la mitad trasera del área del encastre alar. El cañón y su mecanismo de retroceso ocupaban una parte sustancial de la góndola que lo alojaba debajo del fuselaje, una salida circular en la parte trasera de la góndola permitía la expulsión hacia atrás de los cartuchos gastados inmediatamente después del disparo. Si bien esta nueva variante, el Hs 129 B-3, era teóricamente capaz de destruir cualquier carro de combate del mundo, el peso agregado empeoró el rendimiento general de la aeronave haciéndolo inferior en ese sentido a las variantes anteriores.

El Bordkanone 7,5 fue el cañón más pesado y poderoso instalado en un avión militar de producción en serie durante la Segunda Guerra Mundial. Los únicos otros aviones equipados de fábrica con cañones de calibre similar fueron los 1.420 ejemplares de los B-25G y B-25H Mitchell norteamericanos, que montaban un Cañón de 75 mm M4 o versiones ligeras T13E1 o M5 de la misma arma. Sin embargo, en el caso americano no se trataba de cañones automáticos y nunca fueron empleados contra carros de combate, sino contra submarinos y buques de superficie.

Desde junio de 1944, solo 25 ejemplares del Hs 129 B-3 llegaron a las unidades de primera línea antes de que se cerrara la línea de producción en septiembre de 1944. Según otros informes, también se crearon un pequeño número mediante la conversión de aviones B-2. En el campo de batalla, el B-3 demostró ser efectivo, pero su pequeño número tuvo poco efecto en el esfuerzo de guerra contra las masivas fuerzas acorazadas soviéticas.

Potencia de fuego BK 7,5
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º[3]
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m 2.500 m
PzGr. 39 APCBC 6,8 kg 790 m/s 106 96 85 74 64

Referencias

  1. Rickard, J. (2009). Henschel Hs 129. historyofwar.org
  2. Christian Ankerstjerne y fuentes citadas. Armor Penetration Table. Panzerworld.com
  3. Christian Ankerstjerne y fuentes citadas. Armor Penetration Table. Panzerworld.com
  • Bernád, Dénes. Henschel Hs 129 in Action (Aircraft Number 176). Carrollton, TX: Squadron/Signal Publications, Inc., 2001. ISBN 0-89747-428-7.
  • Bernád, Dénes. Henschel Hs 129 (Military Aircraft in Detail). Hinckley, UK: Midland publishing Ltd., 2006. ISBN 1-85780-238-1.
  • Chorążykiewicz, Przemysław. Henschel Hs 129. Sandomierz, Poland/Redbourn, UK: Mushroom Model Publications, 2008. ISBN 9788389450463.
  • Green, William. Warplanes of the Third Reich. Londres: Macdonald and Jane's Publishers Ltd., 1970 (fourth impression 1979). ISBN 0-356-02382-6.
  • "Henschel Hs 129...der geflügelte Büchsenöffner". Air International, December 1980, Vol 19 No 6. pp. 277–283, 303–304. ISSN 0306-5634.
  • Pegg, Martin; Creek, Eddie; Tullis, Thomas A. and Bentley. Hs 129: Panzerjäger! (Classic series, No. 2) West Sussex, UK: Classic Publications, 1997. ISBN 0-9526867-1-6.
  • Smith, J.Richard. The Henschel Hs 129 (Aircraft in Profile No.69). Leatherhead, Surrey, UK: Profile Publications Ltd., 1966.
  • Henschel Hs 129...der geflügelte Büchsenöffner. Air International. December 1980, p. 281.
  • El Mundo de la Aviación. Editorial Planeta DeAgostini. S.A., Barcelona (B. 740-1989)
  • Enciclopedia Ilustrada de la Aviación. Editorial Delta. 1984.

Enlaces externos

Commons-logo.png Contenido multimedia con licencia libre de Henschel Hs 129 en Wikimedia Commons