BK 3,7

De WikiTanks
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
BK 3,7
Bk3.7 autocannon stuka.jpg

Tipo Cañón automático
País de origen Flag of Germany (1935–1945).png Alemania
Historial de servicio
En servicio 1942–1945
Guerras Segunda Guerra Mundial
Historial de producción
Diseñador Rheinmetall-Borsig
Basado en 3,7 cm FlaK 18
Fabricantes Rheinmetall-Borsig
Especificaciones generales
Peso 295 kg
Longitud 3,63 m
Calibre 37 mm
Munición 37×263 mm B

Sistema Recarga accionada por retroceso corto
Velocidad 770-1.150 m/s
Alcance 500 m (efectivo)
Cadencia 160 disparos/min

El BK 3,7 fue un cañón automático de 37 mm para aviones alemanes de la Segunda Guerra Mundial basado en el cañón antiaéreo 3,7 cm FlaK 18 fabricado por la compañía Rheinmetall-Borsig. Fue el modelo de menor calibre de la serie Bordkanone de cañones de gran calibre montados en aviones de la Luftwaffe durante la guerra para destruir carros de combate en tierra o bombarderos en el aire.

En servicio

Se montó en aviones como los Junkers Ju 87 G-1 y G-2, Henschel Hs 129 B-2/R3, Messerschmitt Bf 110 G-2/R1-3 y Junkers Ju 88 P-2 y P-3, entre otros. El cañón podía colocarse debajo de las alas o del fuselaje de dichas aeronaves en góndolas autónomas con cargadores de 12 proyectiles. Disparaba munición perforante de blindaje con núcleo de tungsteno (APCR) o de alto explosivo, con una cadencia 160 disparos por minuto, para destruir carros de combate en tierra o bombarderos en el aire.

Los aviones de ataque a tierra equipados con cañones BK 3,7 se desarrollaron para la caza de carros de combate en el Frente Oriental en un esfuerzo por mitigar la enorme superioridad numérica del tanque soviético T-34 cuando Alemania comenzó a perder la iniciativa en la guerra. El concepto era bastante rudimentario, adolecía de una precisión deficiente, una grave penalización de peso para la aeronave que la hacía más vulnerable a los cazas enemigos y una baja capacidad de munición. Sin embargo, podía ser extremadamente efectivo cuando lo manejaba un piloto de ataque a tierra con la suficiente habilidad y práctica, como Hans-Ulrich Rudel en su Junkers Ju 87G armado con una pareja de cañones BK 3,7.

En contraste con las bombas lanzadas con precisión mediante bombardeo en picado, cuando se usaban uno o dos cañones BK 3,7 para atacar el blindaje relativamente delgado de la parte superior de un carro de combate, las destrucciones se podían lograr con un proyectil perforante relativamente ligero y barato, que además podía transportarse en cantidades mucho mayores que las bombas.

Rendimiento en combate

Un tanque soviético T-34 destruido por un Ju 87 G-2 armado con cañones BK 3,7.
Potencia de fuego BK 3,7
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º[2]
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m 2.500 m
PzGr. 18 AP-HE-I 0,685 kg 770 m/s 34 28 22 19
H-PzGr. APCR-T 0,405 kg 1.150 m/s 64 53 38 31

Referencias

  1. Zabecki, David T. (2014). Germany at War: 400 Years of Military History. Londres: ABC-Clio. ISBN 978-1-59884-980-6.
  2. Christian Ankerstjerne y fuentes citadas. Armor Penetration Table. Panzerworld.com
  • Kay, Antony L. y Smith, John R. (2002). German aircraft of the Second World War: Including Helicopters and Missiles, Naval Institute Press. ISBN 1-55750-010-X, 9781557500106, p. 169
  • Anthony G. Williams. Rapid Fire. Shrewsbury: Airlife Publishing Ltd., 2000. ISBN 1-84037-435-7.