MK 101

De WikiTanks
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
MK 101
Mk101-1.jpg

Tipo Cañón automático
País de origen Flag of Germany (1935–1945).png Alemania
Historial de servicio
En servicio 1943–1945
Guerras Segunda Guerra Mundial
Historial de producción
Diseñador Rheinmetall-Borsig
Diseñado 1940
Fabricantes Rheinmetall-Borsig
Producido 1940-1945
Derivados MK 103
Especificaciones generales
Peso 139 kg
Longitud 2,59 m
Calibre 30 mm
Ánima 1,35 m
Munición 30×184 mm B

Sistema Recarga accionada por retroceso
Velocidad 900 m/s
Cadencia 230–260 disparos/min

El MK 101, abreviación de Maschinenkanone 101, fue un cañón automático de 30 mm utilizado en aviones de combate alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque precisa y potente, con una alta velocidad de salida en boca, era un arma muy pesada y con una cadencia de fuego baja, lo que limitó su producción. Posteriormente se desarrolló y empleó una versión mejorada del cañón MK 101 que se designó MK 103.

Origen y desarrollo

Diseño

Una pareja de cañones MK 101 en góndola para destrucción de bombarderos.

El MK 101 comenzó a ser desarrollado en 1935 por la compañía Rheinmetall-Borsig como un proyecto de iniciativa privada bajo el nombre de MG-101, basándose en el diseño del cañón anticarro de 20 mm Solothurn S-18/1000. El MK 101 Se trataba de un cañón automático de calibre 30 mm y ánima larga (1,35 m) capaz de disparar nueve tipos diferentes de munición en cartucho 30×184 mm B, desde proyectiles de alto explosivo básico hasta proyectiles perforantes con núcleo de tungsteno. Con amartillado neumático y disparado por percusión a través de un solenoide eléctrico, la recarga del MK 101 se efectuaba automáticamente mediante las fuerzas del retroceso. En funcionamiento, el cañón y el cerrojo retrocedían 30 mm hacia atrás después de cada disparo. Al cargar un nuevo cartucho el cerrojo se bloqueaba en posición de disparo mediante una funda mecanizada de tipo Stange con roscas internas interrumpidas, similar a algunas armas de Solothurn, como la ametralladora ligera MG 30 de 7,92 mm. El sistema de bloqueo era fuerte, pero la cadencia de disparo era bastante lenta, se limitaba a unos 230-260 disparos por minuto, lo que limitaba su uso contra otros aviones. Posteriormente se desarrollaría y emplearía una versión mejorada del cañón MK 101 denominada MK 103 que alcanzaba una cadencia de 380-420 disparos por minuto.

Pruebas contracarro

El MK 101 se consideró seriamente para el uso anticarro después de algunas pruebas en Rechlin en el invierno de 1941-1942. La capacidad de penetración con el proyectil perforante estándar de acero fue bastante normal, pero con el proyectil de nuevo diseño H-Panzergranate L'spur ohne Zerlegung el MK 101 demostró ser excepcional. Se realizaron más pruebas en las instalaciones de Kummersdorf contra algunos blindados capturados. El MK 101 empleado con munición de núcleo de tungsteno fue devastador contra el T-34, y un 50% de los proyectiles disparados penetraron las placas de blindaje lateral de un KV-1.

En servicio

Henschel Hs 129 equipado con un MK 101 en góndola inferior como complemento de sus cañones de 20 mm y ametralladoras.

Potente y preciso para su época, fue instalado principalmente en el avión de ataque a tierra Henschel Hs 129 desde finales de 1941 como arma de ataque a tierra y anticarro. Iba montado en una góndola inferior alimentado por un cargador de caja de 10 proyectiles en las primeras versiones, y posteriormente de 30. La docena de ejemplares creados del avión de ataque experimental Heinkel He 177A-1/U2 Zerstörer ("destructor") montaron MK 101 gemelos en una góndola frontal y estaban destinados a un uso contra buques y posiblemente contra trenes, pero nunca se desplegó en combate de este modo.

Rendimiento en combate

Potencia de fuego MK 101
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 300 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m
H-Panzergranate APCR 0,355 kg 900 m/s 47 42
Los proyectiles perforantes 3 cm H-Panzergranate L'spur ohne Zerlegung del MK 101 desde 300 m de distancia podían penetrar 75 mm de blindaje en ángulo recto, 54 mm con 15º de inclinación, 42 mm con 30º, y 23 mm con 45º. Desde 100 metros de distancia la capacidad de penetración era de 78 mm, 63 mm, 47 mm y 28 mm respectivamente. En las pruebas y en combate el MK 101 montado en el avión de ataque Hs 129 demostró ser devastador contra el tanque medio T-34 y capaz de penetrar la torreta y el blindaje lateral del tanque pesado soviético KV-1.

Referencias

  • Kay, Antony L. y Smith, John R. (2002). German aircraft of the Second World War: Including Helicopters and Missiles, Naval Institute Press. ISBN 1-55750-010-X, 9781557500106, p. 169