Cañón sin retroceso

De WikiTanks
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tipos de armas anticarro de infantería
Bundesarchiv Bild 101I-567-1503E-34, San Felice, Inspektion von Fallschirmtruppen.jpg
Dos Fallschirmjäger, paracaidistas alemanes, disparando un cañón sin retroceso 7,5 cm LG 40 en las montañas de San Felice Circeo, Italia. Diciembre de 1943.

Remolcadas:
Portátiles:
Explosivos:

Un cañón sin retroceso es un tipo de arma en forma de pieza de artillería ligera o lanzador portátil que está diseñada para expulsar por la parte trasera algún tipo de contramasa, como un gas propulsor, en el momento de disparar. De esta forma se crea un empuje hacia adelante que contrarresta la mayor parte del retroceso que provoca el disparo del proyectil en el arma.

Ventajas y desventajas

Esquema de funcionamiento de un cañón sin retroceso.

El principio de operación de un cañón sin retroceso elimina la mayor parte de la fuerza que el disparo de un proyectil ejerce en el arma. Esto permite eliminar una gran cantidad de peso y volumen en el arma suprimiendo el complejo mecanismo de amortiguación y recuperación del retroceso de un cañón convencional de recámara cerrada, así como la reducción del espesor del tubo disparador. Por lo tanto, un cañón sin retroceso permite el lanzamiento de un proyectil relativamente grande desde una plataforma ligera que no sería capaz de soportar las fuerzas de un disparo convencional del mismo calibre.

Los cañones sin retroceso ofrecen una facilidad de transporte y manejo mucho mayor que las piezas artilleras convencionales. Esto los hace populares entre las unidades de paracaidistas, de montaña, fuerzas especiales, y algunas unidades de apoyo a la infantería ligera, donde la portabilidad es de particular importancia.

Debido a que inevitablemente se pierde parte de la energía destinada a acelerar el proyectil en el tubo para compensar el retroceso, los cañones sin retroceso suelen tener velocidades de salida del proyectil y alcances efectivos inferiores a los cañones tradicionales. En un uso como arma anticarro, la menor energía cinética aplicada al proyectil los hace muy ineficientes para emplear proyectiles perforantes, por eso siempre emplean proyectiles explosivos como los de carga hueca, los cuales basan su capacidad de perforación de blindajes en la energía química del explosivo.

Empleo en la Segunda Guerra Mundial

Tres Fallschirmjäger, paracaidistas alemanes, comprobando su cañón sin retroceso LG 40 antes de entrar en acción.

El cañón sin retroceso convencional más conocido de la Segunda Guerra Mundial es quizás el 7,5 cm Leichtgeschütz 40 alemán. El LG 40 se usó por primera vez durante la Batalla de Creta en mayo de 1941, donde aparentemente equipó al 2º Batallón de Artillería de Batería/Paracaídas. Fue utilizado ampliamente por las unidades de paracaidistas alemanas, tanto de la Luftwaffe como de las Waffen-SS durante el resto de la guerra. El batallón 500 SS-Fallschirmjäger usó cuatro ejemplares durante su lanzamiento desde el aire en el cuartel general de Josip Broz Tito en Drvar, Yugoslavia.

El Ejército de Estados Unidos no culminó el desarrollo de sus cañones sin retroceso M18 Recoilless Rifle y M20 Recoilless Rifle hasta el último año de la Segunda Guerra Mundial.

Aplicación del principio a armas portátiles

Cuando en 1942 las principales potencias militares de la Segunda Guerra Mundial comenzaron el desarrollo de armas anticarro portátiles que permitieran al infante lanzar a cierta distancia un proyectil de carga hueca para destruir un carro de combate, en cada país surgieron distintas ideas. Los británicos con el PIAT obtuvieron un arma con retroceso poco fiable e incómoda basada en el mortero de espiga de la Blacker Bombard. Los estadounidenses culminaron el desarrollo del primer lanzacohetes, el M1 Bazooka, siguiendo los ensayos que habían realizado al final de la Primera Guerra Mundial. Aunque el Bazooka también es un arma sin retroceso, el cohete simplemente es encendido en el lanzador y propulsado en toda su trayectoria hacia el blanco. En cambio, los alemanes se decantaron por el principio de operación del cañón sin retroceso aplicado a un arma desechable de un sólo uso cuando comenzó el desarrollo del Faustpatrone en el verano de 1942 en la empresa alemana Hugo Schneider AG (HASAG).

Arma Fecha de
introducción
Capacidad de
perforación
7,5 cm LG 40 1941-1942 70-100 mm
Panzerfaust 1942-1943 140-320 mm

El concepto básico del Faustpatrone, que daría lugar al famoso Panzerfaust, era el de un arma sin retroceso en el que una carga propulsora empujaba la ojiva hacia afuera por la parte delantera del tubo mientras que la explosión también salía por la parte trasera del tubo, equilibrando las fuerzas y, por lo tanto, eliminando la fuerza de retroceso para el operador. Aunque no igualaba en alcance a las armas británicas y estadounidenses, se obtenía un sistema extremadamente sencillo de producir y de utilizar con una potencia destructiva devastadora. El Panzerfaust, fabricado en masa, permitía que cualquier infante tuviese la posibilidad de destruir un carro de combate y fue un quebradero de cabeza para las fuerzas blindadas soviéticas y Aliadas.

Actualidad

Aunque los cañones sin retroceso reutilizables tuvieron un papel destacado en las primeras décadas de la Guerra Fría como alternativa a los entonces cada vez más pesados cañones anticarro, su uso se fue reduciendo con el tiempo debido a la mejora continua en la eficacia de los misiles anticarro. Actualmente existen pocos modelos de los clásicos cañones sin retroceso de retrocarga en servicio, y su uso es muy limitado. Como armas anticarro de largo alcance, fueron reemplazados en la mayoría de ejércitos por los sistemas de misiles, ya que estos últimos son mucho más compactos y eficaces.

En cambio, también es cierto que en la actualidad existen muchos sistemas de armas antiblindaje de corto alcance basados en tubos lanzagranadas desechables que optan por un principio de operación de contramasa similar al cañón sin retroceso para disparar el proyectil, siguiendo el ejemplo del Panzerfaust. Un ejemplo claro es el Panzerfaust 3. Pero cada vez más sistemas optan por este principio de funcionamiento como alternativa a las granadas propulsadas por cohete (RPG), porque son menos sensibles al viento y ofrecen más precisión. Este tipo de armas, como los modernos AT4 o MATADOR, son muy similares en apariencia y son difíciles de diferenciar de los RPG de un sólo uso, como los RPG-26 Aglen o RPG-27 Tavolga. La diferencia clave es que las armas basadas en el principio de los cañones sin retroceso disparan proyectiles que son expulsados ​​del cañón por la deflagración de una carga propulsora convencional que la impulsa solamente en el momento del disparo, mientras que los cohetes impulsan el proyectil durante su trayectoria hacia el blanco.

Referencias

Este artículo fue redactado por Adrián Hermida para WikiTanks en base a las siguientes fuentes:

  • Bailey, Jonathan B. A. (2004). Field Artillery and Firepower. Naval Institute Press, Anapolis, ISBN 1-59114-029-3
  • Bishop, Chris (2002). The Encyclopedia of Weapons of World War II. Metrobooks, ISBN 978-1586637620 (pp. 169-178)
  • Hoffman, Jon T. (2011). A History of Innovation: U.S. Army Adaptation in War and Peace. Military Bookshop. ISBN 978-1-7803-9289-9.
  • Rottman, Gordon (2005). World War II Infantry Anti-Tank Tactics. Oxford: Osprey Publishing. pp. 15–17. ISBN 978-1841768427.