BunkerFlak

De WikiTanks
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cazacarros de Alemania en la Segunda Guerra Mundial
Panzerjäger I · Panzerjäger 35R(f) · Marder I · Marder II · Marder III · RSO/PaK 40 · Nashorn · Elefant · Jagdpanzer IV · Jagdpanzer 38(t) · Jagdpanther · Jagdtiger
BunkerFlak · Sd.Kfz. 250/10 · Sd.Kfz. 250/11 · Sd.Kfz. 251/10 · Sd.Kfz. 251/22 · Sd.Kfz. 234/4
7,5 cm PaK 97/38(f) auf Pz. 740(r) · Sturer Emil
8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Sd.Kfz. 8
BunkerFlak
8,8-bufla.jpg

Tipo Cañón autopropulsado
País de origen Flag of Germany (1935–1945).png Alemania
Historial de servicio
En servicio 1938–1943
Operador principal War Ensign of Germany (1938–1945).png Wehrmacht
Guerras Segunda Guerra Mundial
Historial de producción
Diseñado 1938
Basado en Sd.Kfz. 8
Fabricantes Daimler-Benz, Krupp
Producido 1938
Cantidad 10
Especificaciones generales
Peso 20 t
Longitud 7,35 m
Anchura 2,5 m
Altura 2,8 m
Motor Maybach HL 85 TUKRM, 185 CV
Velocidad máx. 51 km/h
Autonomía máx. 250 km
Tripulación 2 (conductor y asistente) + 7 (dotación del cañón)

Blindaje 8-14,5 mm
Arma primaria Cañón 8,8 cm FlaK 18

El 8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Zugkraftwagen 12t (Sd.Kfz. 8), también conocido como BunkerFlak, BuFlak o Bunkerknacker, fue un cañón autopropulsado alemán producido en 1938 antes de la Segunda Guerra Mundial y utilizado en la primera mitad de la guerra para destrucción de búnkeres y otros objetivos terrestres. Estaba basado en el semioruga pesado Sd.Kfz. 8 y montaba el cañón antiaéreo 8,8 cm FlaK 18. Se construyeron 10 unidades y se utilizó junto a más unidades de una versión remolcada por el semioruga Sd.Kfz. 7 conocida como 8,8 cm gepanzerte FlaK. Fue utilizado por primera vez en la Invasión de Polonia, no obstante, es más conocido por su uso durante la Batalla de Francia, donde fue el único cañón autopropulsado de la Wehrmacht capaz de destruir a largas distancias los carros de los Aliados más pesados, como el francés Char B1 y el británico Matilda II. Los vehículos sobrevivientes se utilizaron en el Frente Oriental, donde también desempeñaron un papel importante. El último BuFlak autopropulsado de este tipo fue destruido en 1943, pero también existieron más unidades autopropulsadas basadas en el más grande y pesado Sd.Kfz. 9.

Origen y desarrollo

Necesidad de un cañón antibúnker autopropulsado

Los cañones autopropulsados conocidos como BunkerFlak resultaron muy efectivos para combatir los blindados más pesados a los que los Panzer alemanes apenas podían hacer frente en los dos primeros años de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, surgieron de la necesidad de los militares alemanes de un medio para poder combatir las fortificaciones enemigas. Estas fortificaciones eran comunes en los años 1930 a lo largo de las fronteras de Alemania con Francia, Bélgica y Checoslovaquia.

A mediados de la década de 1930, la mayoría de los ejércitos modernos se habían estandarizado en el empleo de cañones anticarro que iban desde 37 mm a 45 mm. Si bien eran adecuados para combatir los blindados de la época, sus municiones relativamente pequeñas y de alta velocidad eran ineficaces contra las fortificaciones, incluso cuando se disponía de munición de alto explosivo. La potentes piezas de artillería remolcada podían usarse para combatirlos, pero es poco probable que el enemigo se sentara y esperara pacientemente mientras los artilleros movían sus cañones a las posiciones de disparo, los emplazaban en el suelo y comenzaban a disparar. Una pieza de artillería autopropulsada, en cambio, tardaría muy poco en entrar en acción y sería muy útil para esta tarea.

Al planificar una guerra con Checoslovaquia, el Ejército Alemán, con su doctrina de guerra relámpago liderada por unidades blindadas, necesitaba un vehículo equipado con un potente cañón que pudiera reducir las defensas enemigas. Le esperaban búnkeres de hormigón con su armamento acechando en las troneras y torretas blindadas. Las experiencias con el cañón antiaéreo 8,8 cm FlaK 18 durante la Guerra Civil española demostraron que podía ser muy eficaz contra objetivos terrestres, tanto búnkeres y fortificaciones como vehículos blindados.

Solución temporal al "Dicker Max"

El 10,5 cm K gepanzerte Selbstfahrlafette, más conocido por su apodo "Dicker Max", no entró en servicio hasta 1941 y no se llegó a producir en serie.

El primer vehículo planificado específicamente para este propósito sería el 10,5 cm sK. (Pz. Sfl. IVa), que consistiría en un chasis del Panzer IV armado con un potente cañón de campaña en una casamata parcialmente abierta. Krupp comenzó a trabajar en este proyecto en 1938, y los primeros borradores estuvieron listos en abril de 1939. Pronto, el trabajo en este vehículo se convertiría en una batalla entre Krupp y el WaPrüf 6, el departamento de la Oficina de Armamento encargado de medios motorizados y acorazados. El jefe de ese departamento, Heinrich Kniepkamp, tenía una visión diferente a la de los ingenieros de Krupp. Según él, el chasis debería tener una suspensión de barras de torsión, seis ruedas de apoyo por lado y tener una alta movilidad.[1]

Posteriormente, con la conquista de Francia completada, el diseño ya no tendría un propósito, por lo que se enfocaría hacía un cazacarros pesado. Se encargarían dos prototipos que se completarían en enero de 1941 y serían mostrados ante Hitler el 31 de marzo de 1941. En agosto de 1941 este vehículo pasaría a llamarse 10,5 cm K gepanzerte Selbstfahrlafette, aunque es más conocido por su apodo "Dicker Max". Si daba buenos resultados se estimaba que la producción en serie podría comenzar a principios de 1942,[2] algo que nunca sucedió.

Volviendo a antes de la guerra, mientras Krupp diseñaba su destructor de búnkeres, la búsqueda de decisiones más rápidas prosiguió en paralelo. Se consideró el 8,8 cm Flak 18. Este cañón antiaéreo universal, y que se estaba produciendo en serie, estaba entre los mejores de su clase. En 1938 se tomó la decisión de reclasificarla como un arma de doble propósito, destinada a disparar no solo en el aire, sino también en objetivos terrestres. Para ello, se introdujeron municiones perforantes de blindaje con excelente penetración. Ningún blindado en el mundo en ese momento tenía suficiente armadura para resistir un impacto de ese calibre. Sin embargo, esta arma tenía dos grandes inconvenientes: su peso, cercano a las cinco toneladas, y una silueta alta.

El FlaK de 88 mm como arma terrestre

Un cañón 8,8 cm FlaK 18 remolcado por un camión pesado sobre un área de entrenamiento militar a principios de los años 1930. El camión está provisto de cadenas Traktionsketten y aún portaba los colores de camuflaje de la Reichswehr.

El 8,8 cm FlaK 18 se introdujo como arma antiaérea estándar para las baterías antiaéreas pesadas alemanas a partir de 1933. Este poderoso cañón era capaz de alcanzar aviones enemigos que volaban a altitudes de hasta 6.000 m. Además del proyectil de alto explosivo Sprengranate, también se disponía del Panzergranate de 8,8 cm, un proyectil perforante APCBC que resultaba excelente para derrotar a los blindados enemigos a largas distancias. Este proyectil posteriormente sería reemplazado por el mejorado PzGr. 39. Inicialmente, todos los FlaK 18 se colocaron bajo el control exclusivo de la Luftwaffe. Pero debido a su gran precisión y elevada velocidad de salida, el impacto resultante en el blanco hacía que este tipo de cañón fuera ideal para combatir objetivos terrestres mediante disparo directo desde larga distancia, incluidos los blindados.[3]

Se han hecho pocos intentos por camuflar este FlaK 18 en una posición de campo abierto. El vehículo tractor se ha movido a una posición segura, pero los bogies de transporte se mantienen cerca, listos para una retirada rápida.

Inicialmente se pretendía utilizar los cañones de alta precisión 10,5 cm schwere Kanone 18 y 8,8 cm FlaK 18 para disparar contra las ranuras de disparo de los búnkeres del enemigo. Estas ranuras o troneras se llamaban Scharten en alemán, por esta razón a los cañones utilizados con este fin se les conoció como Schartenbrecher ("rompemuescas") o Bunkerknacker ("rompebúnker"); un nombre que se aplicó a una variedad de armas y vehículos. Todas las unidades equipadas con ambos tipos de cañones estarían entrenadas en combate terrestre, pero aparentemente el arma preferida de estas unidades fue el FlaK de 88 nm. Aunque era más pesado para el transporte por carretera que el K 18, el cañón antiaéreo podía prepararse para la acción más rápidamente.[4]

Ante un número creciente de amenazas, las misiones de combate pronto se ampliaron para incluir la defensa contra los carros pesados enemigos. Mientras se llevaban a cabo pruebas para determinar las mejores tácticas posibles, el 3 de septiembre de 1938 el alto mando del ejército (Oberkommando des Heeres o OKH) ordenó que el entrenamiento se llevara a cabo en la escuela de artillería de Jüterbog. El FlaK de 88 mm se desplegarían en unidades a nivel de ejército o Heerestruppen especializadas. Después de la adopción del FlaK de 8,8 cm para estos propósitos, la oficina de armamento del Ejército Alemán, la Waffenamt, ordenó el desarrollo y la producción limitada de cañones de 88 mm adaptados a propósito a esta función. Es así como nacen los BunkerFlak.[5]

Los BunkerFlak

Se propusieron dos soluciones diferentes para aumentar la movilidad del cañón Flak 18 de 88 mm en su función terrestre de destructor de búnkeres y defensa anticarro: el cañón remolcado acorazado o 8,8 cm gepanzerte FlaK, y una versión autopropulsada 8,8 cm FlaK Selbstfahrlafette. El primero consistía en añadir un escudo reforzado al cañón con un cargador rápido de 6 proyectiles, algunos cambios en la montura que permitían dispararlo desde el remolque, y el uso de un tractor de artillería de 8 toneladas Sd.Kfz. 7 parcialmente blindado para remolcarlo. La segunda fue una solución más radical: el cañón con su escudo se instaló directamente sobre la estructura de un tractor de artillería pesado de 12 toneladas, el Sd.Kfz. 8, parcialmente blindado también, ofreciendo mucha más movilidad. Ambas soluciones de BunkerFlak tenían muchos inconvenientes importantes pero una ventaja: se podían construir muy rápidamente y las dos versiones entraron en producción. Aunque el vehículo armado, cuyo nombre completo era 8,8 cm Flak 18 Sfl. auf s. Zugkraftwagen 12 t (Sd.Kfz. 8), demostró ser una medida anticarro muy efectiva, era obvio que esto era solo una solución temporal que debía ser sustituida en el futuro por vehículos blindados de combate más capaces que los contemporáneos.

El 19 de septiembre de 1938, se publicó un folleto de instrucciones para los 8,8 cm FlaK 18 modificados. En este folleto se proporcionaron datos de penetración de blindajes con los proyectiles PzGr. y SprGr. (posteriormente se pondría en servicio el proyectil más potente PzGr.39) además de la siguientes información:

Reglas para el cometido de los pelotones móviles de 8,8 cm FlaK contra objetivos terrestres

1) Misiones de combate:

  • Combate y destrucción de búnkeres
  • Defensa anticarro

2) Organización:

  • Como pelotones equipados con dos cañones remolcados por ZgKw 8t o montados en ZgKw 12t.

4) Misiones de combate:

  • El combate contra los blindados se llevará a cabo con todo el pelotón o con un solo cañón.
  • Debido al alto perfil del arma, cualquier enfrentamiento debe solicitarse casi al instante.
  • Las posiciones para los cañones deben ser reconocidas y su posición siempre debe ser comunicada a los líderes.
  • En primera instancia, se disparará munición Panzergranate.

5) Datos técnicos:

  • Velocidad campo a través: 10 a 15 km/h
  • Altura hasta el borde superior del escudo del cañón:
    • Cañón remolcado por el ZgKw 8t: 2,9 m
    • Cañón montado en el ZgKw 12t: 3,65 m
  • Primera asignación con municiones:
    • 50 proyectiles de alto explosivo SprGrPatr
    • 150 proyectiles perforantes PzGrPatr

Versiones remolcadas

Se modificaron al menos 33 cañones FlaK 18 para su despliegue contra objetivos terrestres. El tractor es un Sd.Kfz. 7 con carrocería blindada, la dotación estaba protegida por un escudo reforzado, y otras modificaciones permitían disparar directamente desde el remolque.

La versión remolcada del BunkerFlak, o 8,8 cm gepanzerte FlaK, debía ser remolcada por un tractor semioruga mittlere Zugkraftwagen 8t (Sd.Kfz. 7) de Krauss-Maffei, parcialmente blindado con planchas de entre 8 y 14,5 mm. El cañón antiaéreo 8,8 cm FlaK 18 estándar que normalmente se transportaba en el remolque SdAnh 201 fue modificado. El escudo original del cañón se sustituyó por un escudo de forma rectangular ligeramente más grande fabricado con una armadura más pesada y equipado con laterales desplegables. Debido al tipo de objetivos a los que estaban destinado, se le redujo el ángulo de elevación del cañón, ofreciendo un recorrido desde -3 ° a + 15 °. Se montó un portamuniciones que contenía seis proyectiles en el lado izquierdo del escudo del arma listos para un carga rápida. Dado que era un requisito básico que el cañón pudiera ser desplegado rápidamente, los estabilizadores plegables en los que se apoyaba el arma fueron reemplazados por otros más cortos que permitían disparar directamente desde el remolque SdAnh 201. Una pequeña plataforma sostenía el cargador al lado izquierdo y el artillero disponía de un pequeño asiento en el lado derecho. De este modo se modificaron un total de 33 FlaK 18.[6]

El Bunkerknacker era muy móvil en una carretera pavimentada, lo que le permitía enviarlo a cualquier lugar donde se requiriera su fuego de apoyo contra objetivos terrestres como búnkeres y otros objetivos blindados que requirieran de su gran potencia de fuego. Su despliegue ofensivo, sin embargo, no era fácil. El conductor del tractor blindado tenía que maniobrar o dar marcha atrás con su vehículo para dirigir el arma lentamente hacia el objetivo y estar siempre preparado para una rápida retirada. Aunque era un arma formidable, carecía de la movilidad táctica que daba la versión autopropulsada. También cabe destacar que hubo ejemplares remolcados por tractores semioruga Sd.Kfz. 7 convencionales, sin blindaje, puesto que el suministro de tractores blindados era limitado y las pérdidas no podían reponerse.

Los FlaK de 88 mm en el Norte de África

Durante las numerosas y fluidas batallas de la Segunda Guerra Mundial en el Norte de África, los cañones antiaéreos 8,8 cm FlaK 18 convencionales desempeñaron un papel destacado en el combate terrestre a pesar de no haber sido desplegados inicialmente con ese propósito. En las operaciones dirigidas por el general Erwin Rommel, el "Zorro del desierto", el 88 se erigió como el arma más eficaz contra los tanques enemigos en el combate en el desierto. Con este cañón se pudo lograr el combate de largo alcance contra los tanques británicos, especialmente contra los robustos Matilda II. Se solían disparar entre los 1.000 y 1.200 metros de distancia en apoyo de los movimientos de la unidades acorazadas con muy buenos resultados.[7]

La reputación del FlaK de 8,8 cm se vio reforzada por el hecho de que las fuerzas británicas no podían (al menos temporalmente) derrotarlo, incluso cuando estaba colocada al aire libre en el campo de batalla. Sin embargo, los británicos comenzaron a enfrentar la amenaza desplegando su excelente artillería y aviones de ataque a tierra. Hay que tener en cuenta que este material desplegado en África, tractor y cañón, no estaban blindados, lo que dejaba a la tripulación del arma vulnerable al fuego enemigo. Además, se desplegaban en el suelo y en una situación de emergencia, se necesitaba un tiempo precioso tanto como para poner el arma en acción como para volver a montarla en el remolque.

Versión autopropulsada

El 8,8 cm FlaK 18 montado en el tractor semioruga Sd.Kfz. 8 demostró ser un arma más exitosa que el cañón remolcado. Se instalaron placas blindadas en el compartimento del motor y en el puesto del conductor, también se ha instalado un escudo de cañón modificado.

Para versión la autopropulsada del BunkerFlak, o 8,8 cm FlaK auf Selbstfahrlafette, los cañones FlaK 18 se modificaron según el mismo estándar pero se montaron directamente sobre la estructura de un tractor de artillería pesado de 12 toneladas, el Sd.Kfz. 8 de Daimler-Benz. El vehículo también estaba parcialmente blindado para proteger a los miembros de la tripulación del fuego de infantería y recibió el nombre de 8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Zugkraftwagen 12t (Sd.Kfz. 8).

El peso total de este vehículo semioruga alcanzó las 17 toneladas. Tenía una movilidad muy superior a los cañones remolcados y podía disparar hacia adelante sin ningún problema convirtiéndose en una arma mucho más eficaz y efectiva. A diferencia del BunkerFlak remolcado, cuando el FlaK de 8,8 cm estaba montado en un tractor semioruga SdKfz 8, podía disparar a una trayectoria mucho más alta. Pero es cuestionable si podría usarse como arma antiaérea.[8] A finales de 1938 estuvieron listas 10 unidades de esta versión autopropulsada.[9]

En servicio

Campaña de Polonia

Los diez vehículos autopropulsados sobre el Sd.Kfz. 8 fueron asignados entre 1938 y 1939 a la primera compañía del 8.º Batallón de Cazacarros (1.Kp/PzJgAbt 8), adscrita a la 1.ª División de Infantería (1.InfDiv), en lugar de a una unidad independiente a nivel de ejército.[10] Esta unidad participó en la Invasión de Polonia en 1939. Durante la Campaña de Polonia, el total de 33 FlaK de 88 mm que se convirtieron en cañones blindados remolcados se entregaron a los PzAbwAbt 525, 560 y 605. Estos batallones, que se habían establecido en agosto de 1939 como unidades de cazacarros ordinarias, se convirtieron a los 8,8 cm BuFlaK blindados por orden del Organisationsabteilung. Los PzAbwAbt 525 y 560 lo hicieron el 16 de octubre, y el PzAbwAbt 605 el 3 de noviembre. Estas unidades remolcadas se desplegaron a nivel de ejército.

Batalla de Francia

Cuando la unidad 1.Kp/PzJgAbt 8 que aglutinaba los BunkerFlaK autopropulsados se desplegó para la Batalla de Francia en 1940, la cantidad se había reducido a seis cañones y se asignó principalmente a las 1.ª y 2.ª Divisiones Panzer. Antes de la guerra, varias unidades habían hecho numerosas solicitudes de suministro de armas de gran calibre para apoyar a la infantería contra los blindados enemigos o para atacar posiciones fortificadas. Se había decidido utilizar los 8,8 cm FlaK 18 para su uso contra posiciones fortificadas difíciles de derrotar y también contra blindados. En este contexto, debe recordarse que estaban en servicio las unidades con cañones BunkerFlaK remolcados (PzAbwAbt 525, 560 y 605) y un gran número de cañones 8,8 cm FlaK de la Luftwaffe se habían asignado a las unidades del ejército.


En los preparativos para la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, el arma anticarro más poderosa en servicio con la Panzerjägertruppe seguía siendo el FlaK de 88 mm. Sin embargo este arma para uso terrestre, que se había desplegado en dos versiones durante la campaña francesa, había presentado un dilema a los planificadores militares. El cañón de 88 mm demostró ser capaz de derrotar a cualquier blindado enemigo, incluso desde larga distancia. Pero el vehículo de remolque Sd.Kfz. 7 parcialmente blindado era vulnerable al fuego de los blindados o de los cañones anticarro enemigos. Más importante aún, la combinación carecía de maniobrabilidad y el barro intenso hacía que la unidad tractora fallara. Después de la invasión de Francia, se tomó la decisión de disolver las tres unidades equipadas con estos cañones. El segundo modelo con el cañón montado en la parte trasera de un Sd.Kfz. 8 parcialmente blindado era un arma mucho mejor. Aunque solo estaba equipado con un blindaje ligero, el vehículo semioruga podía conducirse sobre casi cualquier terreno en apoyo cercano de las tropas de combate y estar casi instantáneamente listo para la acción. [11]

Frente Oriental

En junio de 1941, solo permanecía en servicio el 1./s PzJgAbt 8 equipado con los seis FlaK 18 de 8.8cm (Sfl) supervivientes de las anteriores batallas. Aunque estos pocos vehículos no serían decisivos en términos globales en la gran operación que se avecinaba en el Este, la Operación Barbarroja, sí jugarían un papel importante a nivel táctico en batallas concretas.

Por ejemplo, tras los combates del 6 y 7 de julio de 1941, el Leutnant Kropka, comandante de pelotón de la 1./PzJgAbt 8 informó:

A primeras horas de la tarde del 6 de julio, recibí órdenes del comandante de mi compañía de proteger al I./Schützenregiment 7 contra un ataque acorazado. Moví mis tres cañones [8,8 cm FlaK 18 en Sd.Kfz. 8] a una posición a unos 2,1 km al sur de la Cota 145 cerca de Lichatski. Por la noche observé un batallón de tanques rusos que se movían desde el sureste, pero manteniéndose fuera del campo de tiro. A las 02:00 horas del 7 de julio, recibí órdenes del BtlKdr I./SR 7 de apoyar el ataque de su batallón. Ahora me moví a la posición 1 km al sureste de la Cota 145. Alrededor de las 03:30 horas el ataque fue detenido por un pesado fuego defensivo ruso, mientras que al mismo tiempo seis carros pesados ​​[KV-1] atacaron al batallón. Di órdenes para que el cañón a la izquierda de mi posición abriera fuego contra los blindados. Después de derrotar al sexto tanque, el cañón fue destruido por un impacto directo de la artillería enemiga. Entonces mi segundo cañón cambió de posición y derrotó a otros seis tanques, que habían sobrepasado la Cota 145 desde el norte. Alrededor de las 05:00 horas, otros 25 carros atacaron desde el este. Para contrarrestar esta amenaza, moví mi cañón hacia su posición y destruí seis de ellos, obligando al resto a retirarse. Después de un nuevo cambio de posición, destruí otros cinco tanques que habían estado atacando el puesto de mando del batallón. Como el puesto de mando ya no estaba en peligro, cambié de posición y aún destruí otros cuatro tanques.

Por sus acciones, Kropka recibió la Cruz de Caballero y el 12 de agosto de 1941, el comandante de la 7.ª División Panzer le escribió una carta de agradecimiento.[12]

La compañía fue redesignada como Panzerjäger-Kompanie 601 en enero de 1942 y luego como la tercera compañía del Batallón de Cazacarros 559 en abril siguiente. Esta unidad informó que los últimos tres vehículos se habían perdido en marzo de 1943.[13]

Sucesores

Con posterioridad, también existió un BunkerFlak autopropulsado sobre chasis Sd.Kfz. 9, un semioruga de la compañía FAMO aún más pesado, pero las fuentes difieren en cuanto a cantidad y fecha de construcción.
8,8 cm FlaK 18 (Sfl.) auf Zugkraftwagen 18t (Sd.Kfz. 9) con los laterales plegados.

Unos años más tarde que los BunkerFlak originales, también se montaron cañones antiaéreos FlaK de 88 mm para combate terrestre en semiorugas pesados Sd.Kfz. 9 bajo la denominación 8,8 cm FlaK 18 (Sfl.) auf Zugkraftwagen 18t (Sd.Kfz. 9). Los compartimentos de la tripulación y del motor de este vehículo fabricado por FAMO estaban, aunque ligeramente, completamente acorazados con blindaje de 14,5 mm de espesor, sin apenas limitar la capacidad del arma para disparar directamente hacia adelante.

En la parte trasera se instaló una plataforma con laterales abatibles para el arma y su dotación. Ofrecía más espacio, pero lo malo era que se necesitaban patas de apoyo hasta el suelo para soportar el peso de los hombres en los laterales de la plataforma. El vehículo pesaba 25 toneladas, tenía 9,32 metros de largo, 3,67 metros de alto y 2,65 metros de ancho y era propulsado por un motor de 270 CV, consiguiendo una mayor relación potencia/peso que su predecesor. Con variaciones según las fuentes, se montaron entre 12 y 15 vehículos de este tipo entre 1942 y 1943 incluyendo prototipos.[14][15] 12 producidos en serie fueron asignados al Heeres-Flak-Abteilung 304 de la 26.ª División Panzer y fueron empleados en Italia desde 1943 a 1945.[16]

Diseño

Blindaje

Blindaje 8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Sd.Kfz. 8
Tipo Acero laminado soldado
Frente Laterales Atrás Arriba/abajo
Panzer IV G torreta.png
Escudo
? mm
Panzer IV G casco.png
Casco
8-14,5 mm 8-14,5 mm
El 8,8 cm FlaK 18 (Sfl.) auf Zugkraftwagen 12t (Sd.Kfz. 8) consistía en un cañón 8,8 cm Flak 18 montado en un pedestal en la parte trasera de un tractor de artillería semioruga pesado Sd.Kfz. 8 de Daimler-Benz. La cabina del conductor fue reemplazada por una cabina blindada más baja y el compartimiento del motor estaba blindado con planchas de acero de 14,5 mm. Se proporcionó un escudo para el 88, pero la dotación del cañón no tenía más protección en los laterales y parte trasera, por lo que era muy vulnerable a fuego de artillería.
Camuflaje

A pesar de su formidable potencia de fuego, por su gran tamaño y escaso blindaje, este cañón autopropulsado tenía que usarse con gran precaución en combate ya que, si era detectado, el enemigo podía atacar con artillería y destruirlo fácilmente. La falta de protección completa junto a su alta silueta eran sus puntos débiles. Era fundamental compensarlo con una buena posición de tiro, a poder ser bien camuflada, y una buena táctica de repligue y cambio de posición después de los disparos. De lo contrario podía ser fácilmente localizado por el enemigo y contraatacado mediante fuego de artillería. Muchas veces se estacionaban en los bordes de los bosques para cubrirse.[17]

Movilidad

Movilidad 8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Sd.Kfz. 8
Simbolo motor.png
Motor
Maybach HL 85 TUKRM
V12 de 8,5 litros, 185 CV
Potencia-peso.png
Potencia/peso
9,25 CV/t
Combustible.png
Combustible
250 litros, gasolina
Altura suelo.png
Altura suelo
40 cm
Transmission.png
Transmisión
ZF G 65 VL 230
4 velocidades + 1 reversa
Flecha-Giro.png
Diámetro de
giro mínimo
Clutch-part.png
Dirección
Dirección en las ruedas frontales
complementada con frenos en las orugas
Panzer IV G rodaje.png
Rodaje
2 ruedas neumáticas frontales
6 ruedas de apoyo independientes intercaladas (cada oruga)
Presion terreno.png
Presión sobre
el terreno
Panzer IV G suspension.png
Suspensión
Ruedas: ballestas
Orugas: barras de torsión
Pendiente2.png
Pendiente máx.
Por carretera Campo a través Superación de obstáculos
Velocimetro.png
Velocidad máx.
51 km/h
Obstaculos-verticales.png
Verticales
Consumo.png
Consumo
Zanjas.png
Zanjas
Garrafa gasolina.png
Autonomía
250 km 110 km
Vadeo.png
Vadeo
El peso total de este vehículo semioruga alcanzó las 17 toneladas. El conductor de la motocicleta que lo solía acompañar era vital para el funcionamiento del arma en caso de que se necesitara con urgencia suministro de combustible, municiones o asistencia mecánica.[18]

Armamento

Potencia de fuego 8,8 cm Flak 18 (Sfl.) auf Sd.Kfz. 8
Cañón 8,8 cm FlaK 18 Ángulo de
elevación
−3° a +85°
(manual)
Calibre 88 mm Largo 4,94 m (L/56) Ángulo
horizontal
151º izq. + 151º der.
(manual)
Mira ZF 20
(4× - 17,5º)
Cadencia
de disparo
15–20 disparos/min
Munición 40 proyectiles 88×571 mm R Alcance 2.000 m (efectivo)
14.860 m (máximo)
Contra una placa de blindaje de acero inclinada 30º[19][20][21]
Munición Tipo Peso Velocidad
de salida
Penetración en mm según distancia
100 m 500 m 1.000 m 1.500 m 2.000 m 2.500 m
PzGr. APCBC-HE-T 9,5 kg 810 m/s 97 93 87 80 72
PzGr.39 APCBC-HE-T 10,2 kg 773 m/s 120 110 99 91 83
SprGr. HE 28 25 23 20
Gr.39 HL HEAT 7,65 kg 600 m/s 90 90 90 90 90
Un enorme BunkerFlak en acción: mientras que el artillero apunta y dispara desde el lado derecho del cañón; a la izquierda, el cargador introduce un nuevo proyectil para realizar el siguiente disparo en menos de 4 segundos.

El cañón 8,8 cm FlaK 18 estaba montado en un pedestal detrás del compartimiento de la tripulación en una plataforma sobre el chasis del semioruga. Podía disparar directamente hacia adelante sin ningún problema, pero el movimiento trasversal estaba limitado a 151° a cada lado por el escudo del arma. En elevación ofrecía un recorrido entre -3 ° y + 85 °.

Este cañón tenía una precisión mortal a distancias de más de 1.500 y 2.000 m. El artillero estaba sentado a la derecha del cañón, donde disponía de una mira telescópica ZF 20 de 4 aumentos con 17,5º de campo de visión, y las manivelas para apuntar manualmente el cañón antes de efectuar el disparo. Mientras, el cargador podía sacar un proyectil nuevo del portamuniciones a la izquierda e introducirlo en la recámara semiautomática para poder realizar el siguiente disparo en menos de 4 segundos. El portamuniciones principal disponía de 6 proyectiles a la izquierda del cañón, la munición adicional se almacenaba en cajas montadas en la parte trasera del vehículo.

Referencias

  1. Yuri Pasholok. SPG and Fold-out AA Gun tankarchives.ca
  2. Jentz, Thomas L. Panzerjaeger (3.7 cm Tak to Pz. Sfl. Ic): Development and Employment from 1927 to 1941 (Panzer Tracts No. 7-1) Boyds, Maryland: Panzer Tracts, 2004. ISBN 0-9744862-3-X
  3. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 68. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  4. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 69. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  5. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 71. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  6. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 71. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  7. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 193. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  8. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 129. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  9. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 72. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  10. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 72. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  11. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 249. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  12. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 249. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  13. Jentz, Thomas L.; Doyle, Hilary Louis (2004). Panzerjaeger (3.7 cm Tak to Sfl. Ic): Development and Employment from 1927 to 1941. Panzer Tracts. 7–1. pp. 28–31. ISBN 0-9744862-3-X.
  14. Chamberlain y Doyle, p. 186.
  15. Spielberger, p. 92.
  16. Marcos Serra. FAMO - Schwerer Zugkraftwagen 18 t - Sd.Kfz.9. panzerserra.blogspot.com
  17. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 117. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  18. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 108. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  19. Christian Ankerstjerne y fuentes citadas. Armor Penetration Table. Panzerworld.com
  20. Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Pág. 68-73. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.
  21. Jentz (1996), p. 9
  • Chamberlain, Peter, y Hilary L. Doyle (1978). Encyclopedia of German Tanks of World War Two: A Complete Illustrated Directory of German Battle Tanks, Armoured Cars, Self-propelled Guns, and Semi-tracked Vehicles, 1933–1945. Londres: Arms and Armour Press (edición revisada 1993). ISBN 1-85409-214-6
  • Jentz, Thomas L. y Doyle, Hilary Louis (2004). Panzerjaeger (3.7 cm Tak to Sfl. Ic): Development and Employment from 1927 to 1941. Panzer Tracts. 7–1. Boyds, MD: Panzer Tracts. pp. 28–31. ISBN 0-9744862-3-X.
  • Spielberger, Walter J. (2008) Halftracked Vehicles of the German Army 1909–1945. Atlgen, PA: Schiffer. ISBN 978-0-7643-2942-5
  • Thomas Anderson. The History of the Panzerjäger Vol. 1. Osprey Publishing. ISBN 978-1-4728-3684-7.